¿Mi hijo es estreñido?

Si su hijo no evacua todos los días  usted podría pensar que su hijo sufre de estreñimiento. El estreñimiento ocurre por una variedad de razones.

 

  • Dieta: Cambios en la dieta, poca fibra  o líquidos en la dieta habitual de su niño pueden causar estreñimiento.
  • Enfermedad: Si su hijo esta enfermo y pierde el apetito el cambio resultante de la dieta puede causarle estreñimiento. También el estreñimiento puede ser un efecto secundario de medicamentos. El estreñimiento puede ser secundario a algunas enfermedades como hipotiroidismo.
  • Aguantar la evacuación: Si niño puede aguantar la necesidad de evacuar por diferentes razones. Puede ser que quiere evitar el dolor asociado con el paso de heces fecales duras, que puede ser aun más doloroso si su hijo tiene rozadura del área del pañal. Su hijo puede estar lidiando con temas de independencia y control, esto es común entre los 2 y 5 años. Puede ser también que no evacue por que no quiere hacer una pausa en sus juegos. Si su hijo es un niño mayor puede evitar evacuar cuando esta fuera de casa, en viajes escolares o en la escuela por que se siente poco cómodo o avergonzado de utilizar un baño público.
  • Otros cambios: En general cualquier cambio en la rutina de su hijo (viajar, clima caliente, situaciones de estrés) pueden afectar su salud en general y su función intestinal en general.

Síntomas del estreñimiento 

Pueden incluir lo siguiente: 

  • Muchos días sin evacuaciones normales.
  • Heces fecales duras que provocan evacuaciones difíciles o dolorosas.
  • Dolor abdominal (cólicos, nausea).
  • Sangrado secundario a desgarros en el recto llamados fisuras anales.
  • Manchado del calzoncillo con materia fecal.
  • Apetito disminuido.
  • Mal humor. 

También puede notar que su hijo cruza las piernas, hace gestos mientras aprieta y afloja sus nalgas o se retuerce sobre el suelo. Podría parecer que su hijo está intentando sacar la popo pero en realidad lo que intenta es mantenerla dentro. 

Tratamiento 

El estreñimiento se trata de diferentes maneras. Su pediatra le recomendará un tratamiento de acuerdo con la edad de su hijo y la intensidad de su problema. Si el caso de su hijo es muy serio, su hijo, podría requerir pruebas especiales como rayos X, aunque esto no es necesario en la mayoría de los casos. 

Tratamiento de los bebes. El estreñimiento casi nunca es un problema en los niños pequeños. Puede comenzar a ser un problema cuando su bebe comienza a alimentarse con sólidos. Su pediatra podría sugerirle el añadir mas agua o jugos a si dieta. 

Tratamiento de niños mayores: Cuando un niño o adolescente sufre de estreñimiento probablemente sea por que su dieta no contiene suficientes alimentos con alto contenido de fibra y agua. Su pediatra probablemente le recomendará aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra y estimular el consumo de agua de su niño. Estos cambios en la dieta de su niño lo ayudaran a deshacerse del estreñimiento. 

Casos graves: Si su hijo sufre de un caso grave de estreñimiento, su pediatra probablemente de indicará medicina para, reblandecer o remover la materia fecal. Nunca le administre a su hijo laxantes o enemas que no sean indicados por su pediatra. Los laxantes pueden ser peligrosos para su hijo si no son utilizados adecuadamente. Después de que la materia fecal sea removida su pediatra puede sugerirle maneras en las que puede ayudarle a su hijo a desarrollar hábitos intestinales adecuados para prevenir que se acumule nuevamente la materia fecal. 

Prevención 

Ya que los hábitos intestinales de cada niño son diferentes, usted deberá familiarizarse con los patrones habituales de su hijo. Observe el tamaño y la consistencia habitual de las heces de su hijo, esto ayudará a usted y a su pediatra a determinar cuando hay estreñimiento y que tan grave es el problema. Si su niño no presenta evacuaciones todos los días o presenta molestias o dolor cuando evacua, probablemente necesita ayuda para desarrollar adecuados hábitos intestinales. 

Usted puede . . . 

  • Estimular a su hijo para ingerir un mayor cantidad de líquidos y comida con alto contenido de fibra.
  • Ayude a su hijo a cumplir una rutina regular de baño.
  • Estimule a su hijo para que sea fisicamente activo. El ejercicio junto a una dieta balanceada provee las bases de una vida saludable y activa. 

Si usted esta preocupado acerca de los hábitos intestinales de su hijo, hable con su pediatra. Un cambio simple en su dieta y ejercicio pueden ser la solución, si no, su pediatra podrá sugerir un plan que funcione mejor para su hijo.